Cáncer y alimentación: ¿cómo te cuidas? - Cardiosmile

¿Sabes cómo se origina el cáncer? ¿cómo puedes prevenirlo?

Entérate de esto y más en el siguiente artículo de Cardiosmile Chile.

Desde hace unos años, el número de diagnósticos de cáncer ha ido en aumento, destacando entre ellos el cáncer de mama, a la próstata, pulmón, entre otros. Lamentablemente, y pese a la realización de campañas, aún no existe real conciencia sobre lo que implica un cáncer, cómo cuidarse y peor aún, cómo prevenirlo.

Para empezar, es importante saber que el cáncer, es un conjunto de múltiples enfermedades que tienen en común la proliferación celular descontrolada. Se produce cuando -por razones aún desconocidas- las células pierden el control de apoptosis (muerte celular programada) y comienzan a multiplicarse de manera descontrolada formando tumores.

La primera vez que se relacionó el cáncer con la dieta fue en 1913, pero las primeras evidencias no surgieron hasta la década de 1940 donde se experimentó con animales.
Según el Instituto Nacional del Cáncer de EE.UU. (NCI por sus siglas en inglés), existen factores de riesgo asociados al desarrollo de conductas o la exposición a determinados agentes, que pueden aumentar la probabilidad de padecer cáncer. Estos son: la alimentación poco saludable, la inactividad física, la obesidad, el consumo de tabaco y de alcohol, además de factores ocupacionales y medioambientales.

Existe vasta evidencia acerca de la relación existente entre composición corporal, consumo de tabaco y prevención de cáncer. En este sentido, se ha demostrado que un 30 a 40% de los cánceres son prevenibles, constituyendo el tabaco, la dieta y la composición corporal los mayores factores de riesgo para este problema de salud.

En el año 2016 el cáncer en Chile fue la 2a causa de muerte luego del sistema circulatorio. En cuanto a las proyecciones de mortalidad, cada año mueren más personas por cáncer y se espera que hacia el año 2023, éste sea la primera causa de muerte en el país.

De esta manera, es fundamental llevar una alimentación equilibrada. La forma en que nos alimentamos es clave para aportar al organismo los nutrientes necesarios para prevenir no sólo el cáncer, sino muchas otras enfermedades. Con un buen aporte de frutas, verduras, legumbres y semillas, puedes llevar una vida más saludable y disminuir el riesgo de enfermedades.
Al aumentar el consumo de alimentos ricos en fibra y antioxidantes, estaremos convirtiendo nuestra alimentación en un factor protector.

Asimismo, resulta vital dejar ciertos vicios de lado, como el consumo de tabaco, además de dejar el sedentarismo para realizar actividad física periódicamente. Si tienes amigos y familiares que están en proceso de dejar el tabaco, apóyalos, dales ánimo. Ayúdalos a llevar una vida más saludable y a alimentarse bien. Dentro de la prevención, la alimentación es el primer hábito que podemos controlar y mejorar para cuidar así nuestro organismo y reducir la probabilidad de tener cáncer, entre otras enfermedades.

¿Y tú, cómo te cuidas?

Fuente:

AGUDO, A.; GONZÁLEZ, C.A. (2002) «Potenciales cancerígenos de la dieta y riesgo de cáncer», Med Clin (Barc). Vol. 119, páginas 579-589.
Ministerio de Salud. “PLAN NACIONAL DE CÁNCER 2018 – 2028”