BLOG archivos - Cardiosmile
Cáncer y alimentación: ¿cómo te cuidas?

Cáncer y alimentación: ¿cómo te cuidas?

¿Sabes cómo se origina el cáncer? ¿cómo puedes prevenirlo?

Entérate de esto y más en el siguiente artículo de Cardiosmile Chile.

Desde hace unos años, el número de diagnósticos de cáncer ha ido en aumento, destacando entre ellos el cáncer de mama, a la próstata, pulmón, entre otros. Lamentablemente, y pese a la realización de campañas, aún no existe real conciencia sobre lo que implica un cáncer, cómo cuidarse y peor aún, cómo prevenirlo.

Para empezar, es importante saber que el cáncer, es un conjunto de múltiples enfermedades que tienen en común la proliferación celular descontrolada. Se produce cuando -por razones aún desconocidas- las células pierden el control de apoptosis (muerte celular programada) y comienzan a multiplicarse de manera descontrolada formando tumores.

La primera vez que se relacionó el cáncer con la dieta fue en 1913, pero las primeras evidencias no surgieron hasta la década de 1940 donde se experimentó con animales.
Según el Instituto Nacional del Cáncer de EE.UU. (NCI por sus siglas en inglés), existen factores de riesgo asociados al desarrollo de conductas o la exposición a determinados agentes, que pueden aumentar la probabilidad de padecer cáncer. Estos son: la alimentación poco saludable, la inactividad física, la obesidad, el consumo de tabaco y de alcohol, además de factores ocupacionales y medioambientales.

Existe vasta evidencia acerca de la relación existente entre composición corporal, consumo de tabaco y prevención de cáncer. En este sentido, se ha demostrado que un 30 a 40% de los cánceres son prevenibles, constituyendo el tabaco, la dieta y la composición corporal los mayores factores de riesgo para este problema de salud.

En el año 2016 el cáncer en Chile fue la 2a causa de muerte luego del sistema circulatorio. En cuanto a las proyecciones de mortalidad, cada año mueren más personas por cáncer y se espera que hacia el año 2023, éste sea la primera causa de muerte en el país.

De esta manera, es fundamental llevar una alimentación equilibrada. La forma en que nos alimentamos es clave para aportar al organismo los nutrientes necesarios para prevenir no sólo el cáncer, sino muchas otras enfermedades. Con un buen aporte de frutas, verduras, legumbres y semillas, puedes llevar una vida más saludable y disminuir el riesgo de enfermedades.
Al aumentar el consumo de alimentos ricos en fibra y antioxidantes, estaremos convirtiendo nuestra alimentación en un factor protector.

Asimismo, resulta vital dejar ciertos vicios de lado, como el consumo de tabaco, además de dejar el sedentarismo para realizar actividad física periódicamente. Si tienes amigos y familiares que están en proceso de dejar el tabaco, apóyalos, dales ánimo. Ayúdalos a llevar una vida más saludable y a alimentarse bien. Dentro de la prevención, la alimentación es el primer hábito que podemos controlar y mejorar para cuidar así nuestro organismo y reducir la probabilidad de tener cáncer, entre otras enfermedades.

¿Y tú, cómo te cuidas?

Fuente:

AGUDO, A.; GONZÁLEZ, C.A. (2002) «Potenciales cancerígenos de la dieta y riesgo de cáncer», Med Clin (Barc). Vol. 119, páginas 579-589.
Ministerio de Salud. “PLAN NACIONAL DE CÁNCER 2018 – 2028”

Perfil lipídico y estado de ánimo: ¿están relacionados?

Perfil lipídico y estado de ánimo: ¿están relacionados?

Sin duda todo lo que comemos genera cambios en nuestro organismo, pero ¿es posible que el colesterol y triglicéridos influyan en tu estado anímico?

Descubre esto y más en el siguiente artículo de Cardiosmile Chile.

Sabemos que nuestro cuerpo necesita vitaminas y otros nutrientes para funcionar. Así, mientras mejor sea la calidad de los alimentos que ingerimos, mejor funcionará nuestro organismo, pero ¿Hay alguna relación entre nuestro perfil lipídico y nuestro estado de ánimo? Estas, sin duda, son dos variables podríamos pensar que están relacionadas, pero ¿qué dice la ciencia?

Hay evidencia de algunos estudios donde se midieron estos factores y, aunque no hay resultados en todos los grupos etarios, estos estudios tomaron en consideración parámetros como el síndrome metabólico y el perfil lipídico.

Sin ir más lejos, en un estudio realizado a un grupo de 300 mujeres (31 a 65 años) suecas, fue posible observar que los niveles bajos de colesterol se asociaban con una mayor prevalencia de síntomas depresivos.

Por otro lado, un estudio que buscaba encontrar la relación entre ansiedad y síndrome metabólico, dio como resultado una asociación entre síndrome metabólico y depresión, pero eso no fue lo más relevante: la asociación se presentó independiente del sexo y estado de sobrepeso/obesidad en sujetos con riesgo cardiovascular.

Por último, existe un estudio francés que fue aplicado a un grupo de mujeres y hombres sobre 65 años por un periodo de 7 años, donde se asoció directamente estos dos parámetros (perfil lipídico y estado de ánimo). Al finalizar el período de estudio, los investigadores hallaron que en mujeres se asociaba la depresión con bajos niveles de colesterol HDL, mientras que en el caso de los hombres se relacionó la depresión con niveles bajos de colesterol LDL.

Así, podemos concluir que el colesterol tiene un margen para un funcionamiento normal, ya que al estar por encima de los rangos deseados aumenta el riesgo cardiovascular. Mientras que, si los niveles de colesterol se encuentran por debajo del rango normal, aumenta el riesgo de depresión.

Ciertamente, es necesario realizar más estudios para tener clara la relación de ambas variables, y así tener rangos de colesterol mejor definidos. Esto, sin duda, implicaría una mejora en los tratamientos y, por ende, permitiría mejorar la calidad de vida de cientos de personas. Pero, por ahora… sólo queda esperar a tener más evidencia.

Fuentes:
Vascular Function and lipid levels in depression, Biological Psychiatry, volume 68, issue 2, Julio 15, 2010
Associations Between Anxiety, Depression, and the Metabolic Syndrome, Michael R. Skelton te al, Biological Psychiatry, volume 62, issu 11, December 2007

Fuentes de antioxidantes y su medición

Fuentes de antioxidantes y su medición

¿Sabes qué alimentos contienen antioxidantes?
¿Sabes cuáles los contienen en mayor cantidad?

Entérate de esto y más en el siguiente artículo de Cardiosmile Chile.

La capacidad antioxidante total de los alimentos -que considera la contribución tanto de vitaminas C y E, como de carotenoides y polifenoles- se expresa a menudo como valor ORAC (Oxygen Radical Absorbance Capacity). Este es un indicador de la suma de las capacidades que tienen todos los compuestos antes mencionados para contraponer la acción oxidante de un determinado tipo de radical libre.

En atención a la importante contribución que tienen los polifenoles en el valor ORAC, el contenido total de polifenoles (PFT), es decir, la suma de estos, es regularmente empleada como un indicador
complementario de la riqueza antioxidante de los alimentos.

Como podrás ver en la figura 1, que se muestra a continuación, en su parte superior aparecen los valores ORAC de algunas de las frutas que poseen mayor riqueza antioxidante. Así, destacan los berries: calafate, maqui y murtilla. Frutos nativos que superan significativamente a otros berries tradicionalmente consumidos en el país como la mora, arándano y frambuesa.

Igualmente, destacan la nuez y la ciruela en su variedad negra.

Luego, en la parte inferior de la misma figura se da cuenta de la importancia que tiene la variedad para determinadas especies de frutas. Así, dependiendo de la variedad de fruta a elegir, se observan diferencias favorables de hasta 500% entre la riqueza antioxidante de la palta hass respecto a la edranol. Por su parte, existe una diferencia favorable de 100% en el caso de la manzana royal delicius respecto a la braeburn, y de casi 80% entre diversas variedades de arándanos o de cerezas.

Posteriormente, la figura 2 muestra, en su parte superior, los valores ORAC de algunas de las hortalizas que poseen mayor riqueza antioxidante. Destacan entre aquellas que se consumen en su
estado crudo: perejil, albahaca, cilantro y espinaca; seguidos del pimentón rojo, ajo, acelga y repollo morado. Cabe notar que, para las tres primeras hortalizas, los valores ORAC son comparables a los que exhiben algunos de los berries nativos.

En la parte inferior de la figura 2 se da cuenta de la importancia que tiene la variedad sobre la riqueza antioxidante de ciertas hortalizas. Por ejemplo, entre cinco distintas variedades de lechugas estudiadas se observó que el valor ORAC de la variedad francesa (o sangría) es 28 veces superior al de la variedad escarola. Una situación comparable se encontró también entre distintas variedades de tomate, observándose que el tomate a granel supera 6 veces en promedio al hidropónico y 16 veces a la variedad de tomate beef. Finalmente, en la misma figura se muestra que el valor ORAC de la cebolla de la variedad chalota morada es casi 8 veces superior al de la variedad cebolla nueva.


Fuente e infografías:
INTA

Antioxidantes para una mejor vida

Antioxidantes para una mejor vida

¿Sabes qué son los antioxidantes?

Descubre esto y mucho más en el siguiente artículo de Cardiosmile Chile.

Nuestro organismo se oxida continuamente a lo largo de nuestra vida. Esto se debe a que producimos radicales libres y nos exponemos a diversas fuentes oxidantes como la radiación solar, el humo del tabaco, entre otros tóxicos ambientales.

Si bien “oxidarse” es parte natural del proceso de envejecer, cuando no ingerimos suficientes alimentos ricos en antioxidantes, la velocidad con que nuestros tejidos se oxidan (es decir, pasan a ser dañados por los radicales libres) se acelera. Y esto aumenta sustancialmente la probabilidad de desarrollar tempranamente diversas enfermedades crónicas no-transmisibles.

Entre dichas enfermedades se encuentran las cardiovasculares, como ateroesclerosis e infarto al miocardio; las tumorales, con sus diversas formas de cáncer; la diabetes mellitus y algunas enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer.

Actualmente, la calidad de vida de los chilenos se ve afectada por las enfermedades crónicas no-transmisibles. Razón por la cual es fundamental incentivar el consumo de alimentos ricos en antioxidantes con el objetivo de reducir el riesgo de padecer dichas enfermedades.

Y es que estos alimentos constituyen la mejor forma de asegurar que nuestro organismo reciba de modo natural y seguro aquellos antioxidantes necesarios para disminuir las acciones oxidantes de una sobreproducción de radicales libres. Sin embargo, para alcanzar plenamente los beneficios que estos alimentos aportan a nuestra salud, debemos asegurarnos de que la ingesta de alimentos ricos en antioxidantes sea:

1. Frecuente: consumirlas de forma diaria.
2. Alta: En términos de cantidad. Consumir no menos de 400 gramos diarios de frutas y hortalizas.
3. Variada: poner atención en que los alimentos que escojamos sean de diferentes colores.
4. Acertada

Los principales antioxidantes que encontramos naturalmente en los alimentos son: las vitaminas C y E, que corresponden a ácido ascórbico y alfa-tocoferol, respectivamente; los carotenoides, entre ellos α- y β-caroteno, licopeno, luteína y astaxantina; y los polifenoles que comprenden a los flavonoides y a los no-flavonoides.

Cabe destacar que los polifenoles, además de incidir en el color, sabor y/o textura de los alimentos que los contienen, son los compuestos que más contribuyen a su capacidad antioxidante.

Ahora que ya conoces sus beneficios… ¿qué esperas para incluir más alimentos antioxidantes en tu dieta?

Fuente: INTA

Conoce Todo Sobre La Fibra

Conoce Todo Sobre La Fibra

Que necesitamos más proteína, más o menos carbohidratos, más o menos grasa, o suplementos vitamínicos. Los últimos años las preocupaciones sobre la dieta giran en torno a estos conceptos. ¿Pero y la Fibra? Este nutriente es fundamental para la prevención de la hipercolesterolemia, diabetes tipo 2, obesidad e hipertensión arterial, entre otros. Por lo tanto, merece un lugar prioritario en la discusión en torno a alimentación saludable.

¿Qué es la Fibra?

Es la parte de los alimentos, especialmente de origen vegetal, constituida por polisacáridos no digeribles y lignina, o polisacáridos distintos de almidón y lignina. Su particularidad es que no es hidrolizada por las enzimas del tracto digestivo humano.

Este nutriente no digerible llega al intestino grueso donde suaviza la consistencia de las deposiciones y aumenta su peso. Por lo tanto, contribuye a acrecentar la frecuencia de defecación. Esto puede contribuir a la prevención de importantes trastornos del intestino grueso, como el estreñimiento, la diverticulitis y el cáncer.

Además, la fibra dietaria o alimentaria, tiene numerosos beneficios para la salud. Entre ellos se puede destacar su efecto protector cardiovascular, especialmente de la fibra soluble, avalado por grandes estudios clínicos y epidemiológicos.

En dichos estudios se evidencia el efecto beneficioso de la fibra dietaria sobre la hipercolesterolemia, diabetes tipo 2, obesidad, hipertensión arterial, síndrome metabólico y proteína C reactiva como marcador de inflamación. De acuerdo con estos hallazgos es aconsejable llevar una dieta rica en fibra dietaria.

¿Cuánta Fibra es lo que se debe consumir?

La dosis diaria de fibra dietaria recomendada actualmente está alrededor de 28 g/día en la mujer y 36 g/día en el varón. Estas dosis se basan en los niveles de consumo de fibra con los que se observa mayor protección para la enfermedad cardiovascular en los estudios clínicos.

¿Cómo aumentar el consumo de fibra?

La alimentación tradicional moderna tienda a ser baja en fibra ya que el consumo de frutas, verduras, legumbres y granos enteros es limitado. Según a la última Encuesta Nacional de Salud, sólo el 15% de los chilenos comen por lo menos 5 porciones de frutas y verduras al día.

Por lo tanto, como una medida preventiva primaria contra la enfermedad cardiovascular, se considera muy aconsejable hacer una dieta rica en fibra. Aumentar el consumo de frutas, legumbres y frutos secos. Sustituir los cereales refinados por los de grano entero y disminuir el consumo diario de harinas refinadas, frituras, pastelería y bebidas azucaradas.

Volvamos a lo natural, volvamos a alimentarnos bien y nutrir nuestro organismo con alimentos de buena calidad.

En la siguiente tabla podemos ver el contenido de fibra dietaria en los alimentos:

Nombre

Fibra dietética total por 100 gramos

Fibra dietética por porción

Acelga Cruda

1,8

1,5

Achicoria

0,8

0,6

Ajo

1,7

0,1

Alcachofa

8,0

6,4

Apio

1,7

1,3

Berenjena

3,8

3,0

Betarraga

1,6

1,3

Brócoli

2,6

2,1

Cebolla Cruda

1,6

1,3

Champignones

1,3

1,0

Cochayuyo

6,9

5,5

Coliflor

2,2

1,8

Endivia

0,9

0,7

Espárrago

1,7

1,3

Espinaca

3,3

2,7

Lechuga

1,8

1,4

Luche

8,8

7,0

Pepino ensalada

1,0

0,8

Tomate

0,9

0,7

Porotos verdes

2,6

2,1

zanahoria

3,2

2,6

Arándano

2,4

1,9

Damasco

1,9

1,5

Frambuesa

6,2

5,0

Frutilla

2,6

2,1

Kiwi

3,4

2,7

Manzana

2,4

1,9

Naranja

2,1

1,7

Palta

9,6

7,7

Pera

3,8

3,0

Piña

1,2

1,0

Plátano

1,6

1,3

 

Por Antonieta Latorre, Nutricionista
Jengibre: ¿Qué Sabemos De Él?

Jengibre: ¿Qué Sabemos De Él?

El jengibre, actualmente muy utilizado en la gastronomía mundial, le da ese sabor picante a nuestras comidas, pero qué sabemos de él?

Es originario del sudeste asiático y se introdujo en América del sur y en varios países del continente africano. Su tallo subterráneo o rizoma de esta planta se ha utilizado como medicina tradicional asiática, india y árabe desde la antigüedad.

¿Cuáles son sus beneficios?

  • reducción de colesterol total
  • disminución síntomas del resfrío
  • disminuye el dolor de garganta
  • disminuye la tos
  • se menciona en estudios que es utilizado para el tratamiento de artritis en medicinas antiguas
  • actividad antidiarreica
  • acción antimicrobiana
  • antiemético
  • algunos componentes del jengibre tienen efectos preventivos contra el cancer.
  • contienen propiedades antiinflamatorias

Diferentes estudios científicos han informado de sus beneficios, todo esto en base a consumo habitual y en cantidades diferentes para cada patología, pero como lo podemos añadir a nuestro día a día? Muy fácil, puede ser en una rica sopa casera de zapallo con jengibre o en una rica limonada con menta y jengibre, sin olvidar que ahora en invierno, nada más rico que una infusión de limón o naranja con jengibre, ideal para el resfriado.

Por Antonieta Latorre, Nutricionista